miércoles, 28 de septiembre de 2016

Límites y amistad





Los padres somos padres no amigos, podemos a través del amor, el respeto y la empatía generar una relación de confianza con nuestros hijos, pero esto no los convertirá en nuestros amigos, uno a los amigos les cuenta intimidades, la amistad es una relación recíproca y simétrica, en la que ambos entregan lo mismo y eso no podemos hacerlo con nuestros hijos, no corresponde
que nosotros les contemos  nuestra intimidad, que les demos confidencias, porque si así lo hacemos estamos dañando el vínculo madre/padre-hijo, invirtiendo los roles y pidiendo contención emocional en ellos y los dejamos sin padres, nuestros hijos tienen amigos, tendrán amigos, muchos a lo largo de su vida pero sólo tienen una madre y un padre.
No podemos usar a nuestros hijos de bastón emocional esa es una de las cosas que más destruye el vínculo y deja a los hijos con emociones que no saben gestionar.
Muchas veces vamos a  frustrarles y es bueno y sano permitir su enojo o enfado hacia nosotros, porque ellos no siempre pueden hacer lo que quieren, y la experiencia de resolver y reparar los enojos, los enfandos es una forma de construir  relaciones sanas y seguras. Como padres nuestra función es crear seres sanos tanto física como emocionalmente, seguros de sí y no que siempre se sientan felices y tengan todo lo que quieren, debemos enseñarles a gestionar también las malas emociones, las desilusiones, ayudarles a desarrollar la tan conocida "tolerancia a la frustración".
Me gusta "poner límites desde sentirse arraigados"  empoderados de nuestro rol parental, porque eso es lo contrario a la pérdida de control emocional, los límites deben ser los del sentido común y sólo podemos tener ese sentido común si establecemos los límites desde nuestra ventana de tolerancia para sus emociones, porque así les enseñamos que los límites o las reglas se deben a una reflexión, así les enseñamos a obedecer a la razón y no a la autoridad.



Muchas veces nuestros hijos estarán enojados o enfadados con nosotros, pero es necesario establecer límites porque el bienestar de nuestros hijos es mucho más importante que el hecho de que ellos se sientan a gusto y complacidos siempre.
Nosotros no sólo somos madres y padres, también somos personas y debemos cuidar nuestro ser, necesitamos relaciones recíprocas de amistad, pero de nuestros iguales, no de nuestros hijos.
Existen varias formas de descuido y abandono de los hijos. Dos muy comunes son tener miedo a corregirlos y no ponerles límites.
Los límites se pueden y se deben establecer con respeto y amor.
Nosotros somos su espejo y todo espejo tiene un marco, no pierdas de vista el tuyo por las ansias de aprobación de tus hijos, ellos ya te aman, no te odiara por establecer límites. 


¿Necesitas ayuda?
Contáctame
Consulta en Espacio Shanti, Enrique Olivares #3347, comuna de La Florida, Santiago de Chile
Teléfono de consulta + 56232095846
Recuerda que si eres de regiones o del extranjero también hay cupos disponibles para terapia online.

Karla Piccardo
Mamá Homeschooler
Psicóloga y Terapeuta Gestaltica-Humanista