blog

lunes, 29 de febrero de 2016

El mito de la socialización en el Homeschool

El mito de la falta de socialización en el Homeschooling.




Lo primero que la gente dice cuando les digo que mis hijos se educan en casa es, “¿y la socialización?”  Es claro que la gente tiene la idea de que los niños que son educados en casa no están bien integrados a la sociedad en comparación con los niños que asisten a una escuela.
La verdad es que cualquiera que sugiera que mis hijos son socialmente raros, o que van a convertirse en retardados sociales, no los conocen y no me conocen a mí.
Desde que iniciamos este camimo no albergo ninguna duda de que lo que estoy haciendo es lo correcto, tanto desde el punto de vista educacional como del social. Existen muchos estudios que refutan el argumento de la falta de socialización al estudiar en casa y en este post pretendo presentar algunos de ellos


La Investigación

“Stought (1992), viendo particularmente a la socialización, he comparado 30 familias que educan en casa y 32 familias convencionales que atienden escuelas públicas; familias con niños de 7 a 14 años de edad.   De acuerdo con los resultados, los niños que son educados en casa obtuvieron las herramientas, el conocimiento, y las actitudes necesarias para funcionar en sociedad…al mismo nivel que sus contrapartes que asistieron a escuelas públicas.”  El investigador no encontró ninguna diferencia en el concepto de sí mismos en ninguno de los dos grupos de niños.  Stough mantiene que, “hasta ahora, el concepto de sí mismo es un reflejo de la socialización, y parece que pocos de los niños educados en casa son socialmente desfavorecidos, y que existe suficiente evidencia que indica que algunos de los niños educados en casa tienen un nivel más alto del concepto de sí mismos, que sus contrapartes que asistieron a escuelas convencionales.”  — Lee Stough, Universidad de Virginia del Oeste, M.S. pueden leerlo acá en su Tésis

Pero, hay más.  El siguiente es un fragmento de un documento de reglas de educación del Instituto Fraiser y escrito por Patrick Basham, John Merrifield, y Claudia R. Hepburn.  Desafortunadamente no pude encontrar la disertación original de Larry Shyers (Doctor en Disertaciones de la Universidad de Florida).  Pero se encuentra una referencia en la bibliografía de este documento (aquí está el  link) para cualquiera que esté interesado en buscar la fuente.

“En 1992, el profesor Larry Shyers  hizo una valoración para ver si los niños educados en casa sufrían de retraso y desarrollo social.  El estudio observo niños jugando libremente y en actividades de interacciones en grupo.  Shyers encontró que los niños en escuelas públicas tenían problemas de comportamiento más significantes que los niños educados en casa.  Posiblemente esto se debió a que los modelos principales de comportamiento de los niños educados en casa son sus padres, mientras que los modelos de los niños en escuelas públicas son otros niños del mismo nivel y edad.  Syers concluye que no hay una diferencia significante entre niños que son educados en casa y los que son educados en escuelas públicas en términos del concepto de sí mismos o de afirmación personal.”  (Shyers 1992)

Para ser completamente justos, también busque artículos que contradijeran esta evidencia, pero no pude encontrar ninguno, tal parece ser que el concepto general de que los niños que son educados en casa presentan problemas sociales está completamente funadamentado en rumores y opiniones personales nada más.

Honestamente no me fue posible encontrar artículos con pruebas científicas, solamente artículos con opiniones de lo que la gente cree.



El Mundo Real

El mundo real es todo lo que nos rodea. Alicia en el Mundo de las Maravillas no era real pero los niños educados en casa viven en el mundo real al igual que cualquier otra persona.  Yo escucho, algunas veces, la sugerencia de que los niños educados en casa no están viviendo en el "mundo real" pero esto no es así, ellos si están viviendo en el mundo real, claro mis experiencias no son similares a las de algún aborigen nativo que creció en un grupo nómada y sea cazador, pero es que ¿acaso no vivimos los dos en el mundo real?  “Pero,” tú puedes decir, “El niño aborigen no tiene que caber en nuestra sociedad y claro yo me imagino que él estaría completamente perdido en el mundo de hoy y nuestra acelerada e impersonal sociedad y de seguro no se adaptaría de manera fácil, sin embargo existe gente que está siendo, y ha sido educada en casa en todas partes del mundo, niños y adultos, gente que está trabajando con nosotros y haciendo las mismas cosas que nosotros para divertirse.  Yo no veo letras H escarlata en la ropa de las personas, ni escucho una alarma sonora cada vez que pasan por mi lado y es que obviamente se han mezclado con el resto de la sociedad.  El argumento de "vivir en el mundo real" no es válido hasta se le puede dar la vuelta y podemos decir que los niños en escuelas están en desventaja porque están confinados a las cuatro paredes de la institución protectora todo el día, por lo que no están bien preparados para enfrenar los retos una vez que sean liberados de ella – muy parecido al prisionero que ha estado encarcelado por mucho tiempo y por fin es dejado salir al sol.


Nuestras Actividades

Pese a que en mi familia educamos al estilo Waldorf nosotros no nos quedamos en casa tejiendo o modelando todo el día, de hecho nos pasamos los días de manera normal yendo de compras o dando vueltas en la ciudad interactuando con un montón de gentes diferentes.  Mis hijas asisten a un grupo scout, a una liga de robotica, este fin de semana fuimos a la "Harry Potter book night" , la semana pasada fuimos alnmuseo de arte precolombino, la próxima semana queremos ir al parque del Panul, todos los domingos son días de museo y los martes de mercado, ños miércoles de cine y claro si me dicen que mis hijos seran "inadaptados sociales" ha de ser porque no salimos lo suficiente, eso es...

Nuestras actividades diarias y nuestras vidas son como las de los demás, mis hijas no son socialmente torpes, incluso ellas son excepcionalmente amables con la gente, saben normas generales de cortesía cuando deben comportarse y son muy empáticas cuando la situación lo requiere, quienes nos conocen sabe que digo la verdad.

Les dejo a continuación la traducción de un artículo del Washington Times.

EDUCACIÓN EN EL HOGAR: LA SOCIALIZACIÓN NO ES UN PROBLEMA (I).

Una de las críticas más reiteradas a la escolarización en el hogar (en adelante: EH) es la acusación de que los educandos no serán capaces de participar plenamente en la sociedad, porque carecerán de “socialización”. Ese desafío toca al núcleo de la EH, porque si un niño no está debidamente socializado, ¿cómo podrá contribuir a la sociedad?
Desde el resurgimiento del movimiento a favor de la EH, a finales de la década de 1970, los críticos han logrado perpetuar dos mitos, el primero, se refiere a la capacidad de los padres para enseñar adecuadamente a sus propios hijos en el hogar; el segundo, sembrar dudas de que los niños educados en el hogar logren ajustarse normalmente a la vida en sociedad.
Demostrar el éxito académico es relativamente sencillo, en la actualidad, se acepta que el los niños EH, en promedio, obtienen mejores resultados que sus pares de la escuela pública. El estudio más reciente, “Homeschool Progress Report 2009”, realizado por Brian Ray del “National Home Education Research Institute”, evaluó a más de 11.000 estudiantes EH y en él se demostró que el educando promedio alcanzó 37 puntos porcentuales más, en exámenes de rendimiento estandarizados, que los alumnos de las escuelas públicas.
El segundo mito, sin embargo, es más difícil de tratar porque los niños que fueron educados en sus hogares, en cantidades importantes, en las décadas de 1980 y de 1990, recién en la actualidad tienen edad suficiente y están en condiciones de demostrar su éxito como personas maduras.
Las familias que optaron por la EH sabían que las críticas sobre la falta de socialización adecuada eran infundadas, porque tenían la experiencia de sus propios hogares. En parte, para abordar esta cuestión, en una investigación, la “Home School Legal Defense Asociation” encargó un estudio en 2003, titulado “Homeschooling Grows Up”, realizado por el Sr. Ray, para indagar cómo los niños EH llegaron a la edad adulta. El resultado fue una buena noticia para la EH. En todos los ámbitos de la vida, como la obtención de empleo, la satisfacción con la EH, la participación en actividades comunitarias, el voto, etc., los adultos EH resultaron más activos y comprometidos en la vida social, que sus pares de las escuelas públicas.
Hasta hace poco, “Homeschooling Grows Up”, era el único estudio que sobre la socialización de los adultos educados en el hogar. Ahora tenemos un nuevo estudio longitudinal titulado: “Fifteen Years Later: Home-Educated Canadian Adults” del “Canadian Centre for Home Education”. Este estudio relevó a los estudiantes educados en el hogar cuyos padres participaron en un amplio estudio sobre la EH en 1994. El estudio comparó a niños educados en casa, que ahora son adultos, con sus compañeros. Los resultados son asombrosos.
En comparación con la media de canadienses de entre 15 a 34 años de edad, los adultos EH eran socialmente más comprometidos (69 por ciento participó en actividades organizadas, al menos una vez por semana; lo que contrasta con el 48 por ciento del resto de la población). El ingreso promedio para adulto EH también es mayor; pero lo más significativo es que, mientras que 11 por ciento de los canadienses de edades de 15 a 34 dependen del Estado de bienestar, mientras que en ningún caso los adultos EH dependen del Estado como fuente principal de sus ingresos. Además, los adultos EH se mostraron más felices: 67,3 por ciento se describieron a sí mismos como muy felices; en contraste con el 43,8 por ciento del resto de la población. Casi todos los EH -el 96 por ciento- afirmó que la EH los había preparado adecuadamente para la vida adulta.

El nuevo estudio canadiense debería llevar a muchos críticos de la EH a reconsiderar su posición sobre el tema de la socialización. No sólo los educados en casa participan activamente en la sociedad, sino que también tienen éxito en todos los ámbitos de la vida. Muchos críticos creyeron, y algunos padres temían, que los alumnos de la EH no fueran capaces de competir en el mercado de trabajo. Pero el nuevo estudio muestra que se encuentran en una amplia variedad de profesiones. La EH no les ha cerrado las puertas en la elección de una carrera.

Los resultados son un gran estímulo para todas las familias que optan por la EH, y para los padres que están considerando esa la posibilidad. Si los educados en casa han sido típicamente identificados como de alto rendimiento académico, ahora también puede señalárselos como ejemplos de más plena socialización.

Tanto “Homeschooling Grows Up” como “Fifteen Years Later” demuestran ampliamente que los graduados de la EH son ciudadanos activos, comprometidos y productivos. Las familias que practican la EH son la vanguardia educativa en Canadá y los EE UU, y este nuevo estudio demuestra claramente que los padres que optaron por la EH están en el camino correcto...

Karla Piccardo
Mamá homeschooler.